Su hijo no paraba de hablar en clase, así que Bradley, nuestro héroe de hoy, decidió dar un ultimátum al joven Brad, de 17 años: o se comportaba en clase y dejaba de molestar hablando en sus clases de física, o iría con él a clase y se sentaría a su lado durante todo el día de clase para evitar que su hijo hablase.

Brad y su padre

 

Parece ser que la amenaza no surgió efecto, y las quejas por parte de los profesores continuaban llegando a casa, así que sin pensarlo dos veces, Bradley, este padre coraje, cumplió su promesa. Se presentó en clase de su hijo y se pasó todo el día como compañero de pupitre. 

Padre castiga hijo por hablar en clase

Fue la hermana de Brad la que compartió en Twitter la foto que se ha hecho viral, en la que aparecen Bradley y su hijo Brad en clase de física.