Sí queridos viñeteros, ha llegado el día. Por fin comerse los mocos ha dejado de ser algo asqueroso y mal visto socialmente, para convertirse en el más higiénico y astuto acto saludable que puedas imaginar. Un estudio del Centro Nacional de Información Biotecnológica de Canadá, revela las ventajas de comerse los mocos. Resulta que los mocos ayudan a prevenir infecciones respiratorias, úlceras de estómago y el VIH.

Niño sacándose moco

 

Si todavía no tienes el dedo dentro de tu nariz en modo explorador, escucha esto. Además, los mocos poseen unas mucinas salivales, que no tengo ni idea de lo que son, pero que forman una barrera protectora en los dientes. Esto evita la aparición de caries. Parece ser que hurgarnos la nariz no sólo tiene los beneficios antes mencionados. Además nos hace ser personas más felices, de verdad ¿necesitas algún motivo más?

 

Ralph sacándose moco

Si has llegado hasta aquí, he de suponer que, o tu curiosidad no conoce límites, o tienes un estómago de hierro, enhorabuena. Pues escucha, puede que el día menos pensado vayas al supermercado y te encuentres algo así como chicle de moco, o pasta dental de moco. Sí queridos niños. Los responsables de este estudio están pensando elaborar moco sintético para comerciar chicles, dentífricos, y no sabemos que locura más.

LVÑ NEWS al pie del cañón

LVÑ News se ha hecho con las grabaciones de la cámara de seguridad del laboratorio responsable del estudio, y sí, os ofrecemos las imágenes en exclusiva.